El pan sin gluten más fácil del mundo

Definitivamente ha pasado. No sé como ha pasado pero ha pasado y no me importa.

He probado al final el pan sin gluten de un preparado y no está tan mal como me imaginaba. No sabe a pan del todo pero sabe a algo que no está mal con AOVE, tomate y sal.

¿Cómo fue? Hace poco que me detectaron SIBO (Sobrecrecimiento Bacteriano) y para los que no sepáis qué es, no es nada grave pero si molesto; con síntomas muy parecidos a un colon irritable.

Me ocurrió porque hice cosas malas (como beber agua del grifo no tratada) que derivaron en otras cosas que terminaron en un SIBO.

La cuestión es que mi medico digestivo me recomendó seguir una dieta llamada FODMAP, que es un rollazo impresionante y que entre otras prohibiciones te impide consumir gluten.

Así que, sin muchas ganas de aprender todo sobre el mundo sin gluten y con prisas para tener algo que desayunar al día siguiente que combinase con esos tomates del abuelo, me lancé a este preparado sin gluten del Lidl.

He aquí el fin del mundo, corred, insensatos… Que no hombre, que no es para tanto.

Si os fijáis en los ingredientes, comparados con las etiquetas de muchos productos ya preparados que venden envasados en los supermercados, no están tan mal.

Para elaborarlo, tan solo tenéis que seguir las instrucciones.

  • 500 gr del preparado
  • 450 gr de agua (yo le pongo 500 gr)
  • 50 gr de aceite de girasol (yo le pongo AOVE)
  • 25 gr de levadura fresca (con 10 gr va que chuta)

Amasar unos minutos (que en este caso se parece más a remover) y au. Yo utilizo un molde rectangular que forro a lo rápido con papel de hornear para que luego sea más fácil de sacar. La masa llega casi a 3/4 partes del molde y lo horneo cuando está al ras (4/4 partes). Añado semillas de sésamo por encima.

Aunque las instrucciones te dicen que hornees 40 o 50 minutos a 200ºC, yo horneo 15 minutos con la opción del horno de calor solo abajo a 230ºC y los 35-40 min restantes, calor de arriba y abajo a 210ºC.

Peor que la caña del Viernes y el vinito del Domingo no es y el aspecto, como veis, es bastante apetecible.

A mi me parece un inicio aprobado para hacer un pan sin dolores de cabeza, facilísimo y rápido. Ya si eso, cuando haya tiempo y con un par de panes sin gluten congelados en rebanadas que nos saquen del paso, aumentamos de nivel.

Y vosotros, los que no consumís gluten (celíacos o no), ¿Qué opináis?, ¿Lo habéis probado como solución a un desayuno urgente?

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.