Galletas de aceite de oliva y té matcha

¡Hola a todos! ¿Cómo estáis?

¿Conocéis las galletas de aceite de oliva ibicencas? ¿Y las típicas Quelitas de Inca en Mallorca?

Son unas galletas saladas que me encantan. En Ibiza se llaman “galletes d’oli” o “galletes d’Inca” y la receta lleva manteca de cerdo.

Sin embargo, yo he querido hacer una versión más saludable. Por lo que he anulado la manteca de cerdo, he sustituido la harina de trigo por harina integral, he disminuido la sal y he añadido té matcha.

Por cierto, yo no soy muy fan de la infusión de té matcha, me gusta mucho más con leche o utilizando el polvo como añadido. Y la verdad  es que, de este último modo, otorga un ligero sabor amargo que está de vicio.

Todo ello sin contar, que el té matcha es antioxidante, antinflamatorio, da energía y ayuda a mantener regulados los niveles de glucosa en sangre.

¿Suena bien no? La receta es así de fácil:

Ingredientes

  • 155 gr de agua
  • 75 gr de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de té matcha
  • 330 gr de Harina Integral (o que coja hasta conseguir una masa dura).
  • Un pellizco de sal (yo he puesto 4 gramitos)
  • 3 gr de levadura

galletas aceite oliva y te verde match

Ponemos el agua y el té matcha en una batidora y batimos unos minutos. Calentamos el agua hasta que esté tibia y la añadimos junto con el aceite en un bol grande y disolvemos la levadura.

Añadimos la harina, la sal y mezclamos hasta homogenizar la masa.

Acto seguido, procedemos con un breve amasado clásico. No es necesario oxidar la masa tanto como si se tratara de un pan.

Enaceitamos un bol, colocamos la masa y tapamos.

Dejamos fermentar hasta que casi doble su tamaño. Dividimos la masa en pequeñas porciones, formamos bolitas, aplanamos (yo he utilizado un corte) y marcamos con un tenedor. Mientras vamos colocando las galletas sobre papel de hornear, precalentamos el horno 10 minutos.

Yo he cocido las galletas durante 40 minutos a 180 grados pero el tiempo de cocción puede variar en función del tamaño al que dividáis las porciones.

No os preocupéis si las galletas parecen un poco blandas al salir del horno, al dejarlas enfriar se endurecen. Sin embargo, si no os quedan lo suficientemente crujientes, podéis volverlas a hornear unos minutos más.

¿Qué os parece esta receta? No dudéis en dejarme cualquier duda abajo en los comentarios. 😉

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.